El Blog

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Los doce deseos

Por PaulBB - 2 de Enero, 2007, 1:12, Categoría: Alizéeadas

Ay del Año Nuevo y sus excesos (incrementados por la falta de sueño producto de un intento de grabación radial fallida)! Pensándolo bien, esto no me ayuda mucho en mi pronto exámen médico... A ver, tradición es comer doce uvas a medianoche pidiendo doce deseos al sonar las doce campanadas. Esto es muy complicado por varias razones.

En primer lugar por las campanadas. Digo, a no ser que uno viva cerca a una Iglesia que tenga a un campanero que no tenga amigos con quien celebrar el año nuevo y por ende tenga que quedarse a tocar la campana no va a ser posible, y dicho sea de paso, creo que las campanas sólo doblan en las Iglesias hasta las 9 de la noche. Osea que el inconveniente es doble; por otro lado, si no vives cerca a una iglesia tienes que vivir en una localidad rural dónde no haya radios ni televisiones y la campana sea el único modo de enterarte que se terminó el año, cosa que veo es improbable, pues si fuera el caso no estarías leyendo ésta entrada al no haber tecnología aún en tu pueblo.

Pero vamos a suponer que gracias a una extraordinaria casualidad logres recibir el año nuevo al son de las campanas, entonces se presenta un inconveniente más: coordinar deseos, uvas y campanadas. Hombre, que no es sencilla la cosa; a pensar que son doce de cada una y tienes tres segundos promedio para enlazar estos tres elementos. Digo, si quieres tener éxito en esa titánica tarea has de saber tus deseos de memoria y en órden creciente, o al menos tenerlos apuntados en un papel (con lo cual se complica aún más el asunto pues debes ingeniártelas para sujetar el papel y comer las uvas). Al final todo es un revoltijo de deseos, uvas y campanadas, donde no sabes que pediste y descubres que pediste tres veces lo mismo y se te olvidó lo principal, o te faltaron uvas (Gumercindo, que el año sólo tiene doce meses, o te crees que estás en la época de los Mayas?).

Por eso es que yo, al dar las doce, me senté tranquilamente con mis doce uvas y pedí fervorosamente que se cumplieran mis doce deseos. No reparé en el tiempo, creo que me tomé dos minutos, pero lo hice con fe, con fe alizéeíca. Mis doce fueron:

  1. Éxitos a Alizée.
  2. Que salga pronto su nuevo álbum.
  3. Que pueda tener más discos de Ali. Singles, vinilos, etc.
  4. Que mi fe alizéeica se incremente.
  5. Poder tener en mi PC más videos o imágenes de Alizée.
  6. Que aparezca en programas de TV (para poder cumplir mi deseo anterior).
  7. Que salgan entrevistas en diarios o revistas (para poder cumplir el 5to deseo).
  8. Mucha salud y felicidades para la pequeña Anny-Lee.
  9. Mucha salud y felicidades para los padres y el hermano de Alizée.
10. Poder viajar a Córcega éste año.
11. Poder ver a Alizée en mi deseado viaje a Córcega éste año.
12. Tener más sueños con Alizée.

Iba a pedir por el Sr. Chatelain pero se me acabaron las uvas, y ahora que recuerdo también se acabaron los meses... Sí, sí. Suerte para usted también, Chatelain, que si usted está bien mi diosa Alizée estará bien, y lo más importante es su felicidad y bienestar. Y no me digan que al hacer públicos los deseos no se van a cumplir, pues los hice, como ya les dije, con fe alizéeica.

Nos leemos.

La imagen del día

Recibiendo una tartaleta de chocolate (de una entrevista en
Flaix TV - España, el 18 de abril de 2003).

La diosa Alizée

Permalink :: 1 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)