El Blog

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Creo, pero no creo.

Por PaulBB - 14 de Noviembre, 2008, 11:48, Categoría: Opinión

Creo en que hay que ayudar a los que te lo pidan y a los que no, creo en el bien y la verdad, creo en la justicia. Pero no creo en dios.

Creo en que hay que ser respetuoso con tu familia y con los demás, creo que dar es mejor que recibir, creo que es mejor ir por la vida sin hacerle daño al prójimo. Pero no creo en dios.

Creo en la confianza, el amor y la virtud, creo en darle la mano al desvalido, creo en la unión voluntaria de las parejas. Pero no creo en dios.

¿Por qué cuándo uno dice que no es creyente, automáticamente se convierte en un ser despreciable? ¿Por qué el no creer en dios me hace ser un hombre indigno y malvado? Al menos es como me señalan los católicos por no ser parte de su comunidad.

¿Acaso para sentir compasión por los indigentes, para querer a mi familia, para decir la verdad y para no desearle el mal a nadie tengo que creer en dios?

Es fácil caer en la moralina de decir que "respeto a los que tienen sus propias creencias" pero no lo haré, porque no los respeto. Puedo respetar a quien tienen distintas opiniones que las mías pero sobre temas que son comprobables fácticamente, es decir, con hechos. Así como me considero un liberal (políticamente hablando) puede parecerme insoportable un socialista, y más un comunista, pero los respeto porque creen en algo fáctico. Pueden parecerme una aberración pero los respeto en el campo de las ideas. En cambio por un religioso fanático sólo puedo sentir indiferencia.

Toda mi familia, absolutamente toda -salvo un primo político de mi madre que es evangélico- es católica, incluso yo fui bautizado cuando niño. Pero me queda agradecerle a mis padres por no haberme impuesto una religión -a pesar del bautizo- y dejarme elegir mis creencias cuando fui un adolescente, gracias a lo cual pude rechazar el hacer la Confirmación.

Basta con preguntarle a un creyente, o hacerse la pregunta a uno mismo -que estará leyendo esto horrorizado y pensando en cómo puede ayudarle a "entender" a este blasfemo- para notar un hecho fundamental: ¿Por qué crees en dios? Y normalmente responderá "Porque sí" o "Porque en algo hay que creer".

A lo largo de dos milenios han ido cayendo los pilares de humo que sustentaban la creencia. El origen divino de la vida es rebatido leyendo a Darwin; el origen del mundo es entendible estudiando Física; la posesión diabólica es campo de la Psiquiatría. Quedan los milagros, que existen sin lugar a dudas, pero que como todo lo anterior será explicable, espero más temprano que tarde, con el arma más poderosa del hombre. No dios. La ciencia.

Nos leemos.

Permalink :: 8 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)