El Blog

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

¡Ooooleee!

Por PaulBB - 27 de Noviembre, 2008, 12:10, Categoría: Opinión

Mucho no les va a gustar mi postura a los naturistas, vegetarianos, protectores de animales y personajes así, pero yo soy un devoto admirador de la "fiesta brava": Las corridas de toros.

Y no pienso explayarme excesivamente en un tratado apologético, sino simplemente sentar mi punto de vista. Porque un hombre enfrentándose a una bestia de 500 kilos, armada y poderosa, bien merece una ovación. El torero es un valiente, es un suicida en potencia que se enfrenta esquivando los embistes de ese hermoso animal que es el toro de lidia. ¿Que el torero está armado? Es cierto, pero en el primer tercio de la corrida su única arma es el capote, osea, la capa que emplea para distraer al astado, y que son los momentos más peligrosos para el sujeto pues basta una cornada certera para que el torero quede fuera de combate, o muera.

Varios son los mitos y argumentos que se cuecen fuera de la plaza, desde la barbarie del espectáculo hasta la crueldad animal, y que son esgrimidos con cierta eficacia si se exponen ante un público poco crítico. Estos son algunos de los más comunes:

- "El toro es maltratado físicamente momentos antes de la corrida, desde azotes hasta descargas eléctricas". Esto es una inexactitud. El toro está más y mejor cuidado que el mismo torero, pues depende mucho del animal que la corrida sea un espectáculo, y este animal, cuando es sometido a excesivo estrés -y al maltato antes citado- simplemente no responde y al momento de salir al ruedo en vez de toro tendríamos a un gato persa.

- "¿Qué culpa tiene el toro?" Los toros de lidia llevan ese nombre porque justamente sólo sirven para eso, para la lidia, porque si no fuera así hace tiempo estuvieran desaparecidos del mapa por la extinción. Estas bestias viven espléndidamente, en el mejor ambiente y comiendo los mejores pastos, mejor que cualquiera de sus semejantes vacunos, para ser toreados.

- "Crueldad con los animales". Este es el único argumento fuerte, desde mi punto de vista. Puesto que con la muerte del toro suele coronarse la lidia, es válido afirmar que el toro es lacerado inmisericordemente. Pero permítome señalar algunos puntos: Por ejemplo, cuando el toro es "picado" (acción del "picador", el cual va sobre un caballo, que horada sobre la nuca del toro) esto se hace para que el toro libere la presión sanguínea que en los primeros momentos de la lídia es tan fuerte que podría hacer colapsar a la bestia. Además, en el fragor de la lucha, la sensación de dolor es menos perceptible. Todos los que alguna vez hemos peleado o lesionado haciendo deporte saben que cuando uno está "caliente" el dolor es mucho menor, porque la adrenalina que uno produce insensibiliza un poco al cuerpo. Pero ya que hablamos de crueldad, es mucho más cruel la forma en que crían a los pollos que nos comemos: un animal despierto todo el tiempo debido a fuertes luces que no lo dejan dormir y que está atrapado en minúsculos cubículos donde sólo tiene espacio para mover la cabeza y comer. Así que ya puedes comer más rico tu KFC, McDonalds o tu rico pollito a la brasa y seguir tan antitaurino como ahora.Y que no salten los vegetarianos con que sólo comen huevos o leche (¿de dónde creen que vienen?) o la otra secta que no come ni eso -creo que son los "vegerianos" o no sé cuál nombre impresentable tienen- y sobrevive a punta de verduras (que sepan que están desnutridos porque la carne nos aporta una de las proteínas esenciales que necesita nuestro organismo). Fuck you, herbívoros.

- "Tortura no es cultura". Me rompo los cojones de risa cada vez que escucho esta frase. Primero porque acuñan el disfrute de este espectáculo a los "pitucos", osea, la gente adinerada de Lima, cosa que es absolutamente falsa (pero que los atorrantes de los tendidos de sombra se esfuerzan en caricaturizar, con habanos Cohiba y copas de vino, incluso "botas" españolas. Angurrientos.). La temporada taurina en Lima dura sólo unas semanas mientras que en provincias hay corridas todo el año y a cada rato. Luego, está el célebre "Yawar Fiesta" ("Fiesta de sangre" en quechua) que describiera espléndidamente nuestro José María Arguedas, donde un cóndor, ese ave inmensa y característica del territorio andino, es atado sobre la espalda de un becerro vivo al cual se le hacen cortes para que el pájaro sienta la sangre -el cóndor es carroñero- y se haga un festín. Esta representación trata de ensalzar el poderío andino por sobre el elemento español -el toro- y yo nunca he escuchado que la panda de sujetos que andan portando carteles cada vez que llega octubre se pronuncie contra esta "fiesta". ¿No es una tradición al igual que las corridas de toros? ¿Es que ellos tienen privilegios por vivir allá y nosotros acá? Como siempre la doble moral que es característica común de casi todos los que protestan por algo. Por último, si quieren protestar vayan a los camales o mataderos, donde la ejecución de una res o un cerdo es casi una fiesta, y los matarifes llevan a sus vástagos y todos terminan bebiendo la sangre caliente y borboteante directamente de la arteria yugular. ¿Alucinante? Vayan al camal y pidan permiso para ver, es gratis, pero si se les ocurre protestar ahí mismo los que van a terminar con la yugular expuesta van a ser ustedes.

Ahora, es cierto que este tipo de eventos lo que hacen es apelar al morbo. Pero entonces que los que reclamen no sean los que se pasan viendo porno todo el día, o buscando fotos y videos de accidentes y/o muerte (gore), o tienen alguna perversión (pedofilia, necrofilia o coprofilia), porque cada quien es libre de escoger sus aficiones y hay que tener la cara muy dura para andar de inquisidor.

En fin, sólo me queda expresar mi decepción por la mediocre temporada que estamos viviendo en estos momentos en Acho; los toros de Puga están empeorando con los años, algunos que más que para corridas están para novilladas. Nuestra celebérrima plaza pierde cada vez más brillo frente a las de México y de Ecuador, una pena.

Nos leemos.

Permalink :: 3 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)