El Blog

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Vigilias, despistes y huevadas. En resumen: ROJERÍA.

Por PaulBB - 13 de Junio, 2009, 10:56, Categoría: Opinión

Nuevas luces van apareciendo en este asunto de la "Ley de la Selva" y cada vez estoy más convencido de que para ser socialista o comunista en el Perú hay que ser bien, pero bien huevón. Y además de huevón hay que desconocer el vocablo "vergüenza", y otros miles más.

Estos últimos días estuvieron sabrosos gracias a los payasetes, bufones y cacasenos que son todos los miembros de la bancada humalienta. Hubo votación en el Congreso para ver la suspensión de los decretos -cosa en la que estoy en desacuerdo, pero así son nuestros "padres de la patria"- y lógicamente la derogatoria que anhelaban los nacionalistas no prosperó y perdieron en la votación, por lo que los decretos quedaron suspendidos indefinidamente y volvía a entrar en vigencia la ley anterior. ¿Qué hicieron los pillarajos? Hicieron del Congreso una plaza de mercado, y con carteles que decían cosas como "el agua no se vende" hicieron un pasacalle -pero sin música ni alegría- en el centro del hemiciclo.

Pero eso no fue todo, a esta ilustre bancada -risas contenidas- se le ocurrió otra brillante idea: pernoctar en el Parlamento. Y así lo hicieron. Incluso hubo ejemplares que sacaron sus hojas de coca y empezaron a chacchar. Bueno, estuvieron ahí protestando por la suspensión de las normas hasta el día siguiente. Cuando empezó la nueva jornada y el presidente del Congreso, Javier Velásquez, exhortó a los "protestantes" a volver a sus asientos para empezar la sesión, éstos no hicieron caso, con ellos no era la cosa. Y como el presidente insistía se pusieron a cantar el himno nacional. Hubo un receso, los humalientos se fueron, se sometió a votación la inconducta y los "protestantes" fueron suspendidos por 4 meses sin sueldo. ¡Chúpense ésa! Se quedaron sin sus 60 mil soles de sueldo y sin grati de fiestas patrias.

Fuera del incidente queda algo paradójico. Los miembros del grupo humaliento se desviven exigiendo diálogo, y lo hacen en el pleno del Congreso, máximo espacio y hogar de la democracia; pero cuando pierden una votación, lo primero que se les ocurre es "ya no juego". ¿No digo que son una recua subnormal? Se hacen llamar demócratas pero si los resultados de las votaciones no les favorecen simplemente se retiran. Bonita forma de ser demócrata. Seguro así funciona en la tierra del huaco antropomorfo Evo Morales, o del saltimbanqui de Caracas Rafael Correa, o del tirano estulto Huguito Chávez, por no hablar del remedo de país y nirvana de los progres locales, socialistas, comunistas y demás mierdas, la inefable Cuba.

Pero claro, así son los congresistas humalientos. Tienen la concha de pedir diálogo mientras cuatro individuos se van a la selva y les mienten - SÍ, MIENTEN- a los nativos, con inventos de que el gobierno central les quiere quitar el agua para venderla, quitarles sus tierras y demás infamias, como vimos en un video propalado recientemente en un canal de tv. Lógicamente, los selváticos entran en pánico, se asustan y ya vemos los resultados. Más de 30 muertos de ambos lados fruto de las pendejadas de los congresistas -porque no lo hicieron por brutos sino por ratas- que fueron a azuzar a las masas, con inventos y alucinaciones. ¿Por qué no les llevaron armas también? De repente sí lo hicieron.

¿Y Pizango? ¿Y el valiente líder de los selváticos que encabezaba las protestas? Apenas las papas quemaron huyó como el cobarde y maricón que siempre fue y ahora está refugiado como una mariquita en la embajada de otro de los ¿países? "amigos" del marrano venezolano, la gloriosa Nicaragua del imbécil bigotón Ortega. Ahí está Pizanguito, que tuvo la valentía de protestar contra el status quo pero que cuando la cosa se puso fea salió disparado como una cucaracha cuando se prende la luz. Ustedes dirán, ¿pero cómo, no lo estaba buscando la policía por la matanza de los policías? En efecto, pero Pizanguito no se escondió solito sino que lo ayudaron. ¡Y no adivinan quiénes! ¡Claro, quiénes más! ¡Los congresistas humalientos! Con razón las ratas son animales sociales, se ayudan entre ellos. Pero hay algo más gracioso todavía. Pizanguito se ha ido a meter a un sitio donde el embajador es un tal Tomás Borge, un sujeto al que se le atribuyen más de 100 muertes de un grupo regional nicaragüense, los misquitos, cuando el señor era parte del gobierno de turno. Osea, el Borge este fue un asesino de indígenas y Pizanguito se ha ido a refugiar en su casa. ¡JO-JO-JO! ¿No digo? Si eres rojo, eres bruto.

Pero el asunto está lejos de terminar. La congresista María Sumire (imagen de arriba), así como toda su jauría siguen incitando a la violencia. A la doña no se le cortó un pelo al gritar en medio del Congreso y frente a todas las cámaras de televisión nacional e internacional, que lo que quería el Presidente era "el exterminio de la población indígena". Digo yo, si esas imágenes la ven los rebeldes selváticos, ¿cómo creen que se pondrán? Estos congresistas son de la peor calaña, unos miserables y canallas, porque lejos de intentar calmar los ánimos e invocar el cese de las hostilidades, salen con idioteces como la de la Sumire. Y no sólo es ella, ahí están la Supa, el inefable Abugattás, el remedo de hombre Freddy Otárola, etc, etc. Y hasta amenazaron con hacer una huelga de hambre. Bueno, esa fue una buena idea. Lo único que pediría a eso es que les pusieran un notario que certifique que no reciben alimento. Quizás tengamos la suerte de librarnos así de toda la horda humalienta.

Pero de quien nadie se acuerda es de los selváticos que no tienen nada que ver con el paro, y que su única culpa es la de vivir cerca de los subnormales violentistas. Los pobres ciudadanos están desabastecidos y presos en sus propias localidades pues los vándalos tienen tomadas las carreteras. En los mercados los productos tienen precios escalofriantes: la gallina se vende en 25 soles el kilo y un balón de gas está en 125 soles. ¿Y saben por qué? Porque los comerciantes tienen que pagarles "cupo" a los hijosdeputa que tienen las vías tomadas. Cinco soles a cada grupo -y son tres- para que los dejen pasar y poder vender sus productos. Encima de violentos son mafiosos los terroristas de mierda esos.

Pero ahora la protesta se trasladó a Lima, y como siempre, gracias a tres grupos: La CGTP, la Universidad La Cantuta y la gloriosa Universidad San Marcos. Quiénes más pues, tenían que ser los rojitos mencionados que aprovechan cualquier manifestación para ir a jorobar la pita, provocar atolladeros y romper lunas. Pero qué podemos hacer, el generar disturbios está en sus genes, sino recordemos dónde Abimael Guzmán y Sendero Luminoso captaban a sus seguidores terroristas, recordemos a qué salones de clase entraban encapuchados con fusiles en mano a gritar arengas a favor de la lucha armada. En que residencia universitaria te colgaban ratas muertas en la puerta si es que no apoyabas su movimiento violentista. Soy un sanmarquino orgulloso, pero cosas como ésta me causan una repulsa incontenible. Para eso nomás son buenos estos giles, para joder a los demás. A veces me entran unas ganas terribles de hacer un traslado porque ya estoy podrido de tanto comunista de mierda y de los rojos en general. Pero la universidad todavía tiene cierto peso a la hora de hacer postgrados en el extranjero.

Y hablando de extranjeros ahora aparece este par como los voceros de los oprimidos:

Nada menos que la señorita hija de alemanes Q'orianka Kilcher y el señor Collin Farrell. Bueno, la señorita Kilcher -diría su nombre pero es jodido de escribir- salió con una peregrinada de campeonato: dijo que habían 30 MIL INDÍGENAS DETENIDOS fruto de la represión policial desmedida. ¡Joder! ¡A 30 mil no llega ni la población carcelaria de todo el Perú! Y encima habla de "represión". ¿Es que la alemana no ha visto las fotos de los policías torturados y degollados? ¿Cuántos de los muertos son policías y cuántos selváticos? Pero no es todo. Además de la ignorancia supina que muestra en cada declaración suya ha hecho otro papelón. Ante su apoyo y admiración mostrados hacia el prófugo Pizango (¡!), un periodista le preguntó su opinión acerca de los decretos que eran lesivos a los indígenas. Ella respondió que sólo tenía 19 años y por eso no entendía mucho de eso. Le repreguntaron entonces que por qué opinaba sobre cosas que no entendía, y la señorita no tuvo mejor respuesta que levantarse y quitarse. ¡JA-JA-JA! Eso le pasa por irse de boca. Y lo mismo Farrell, que opina sin saber, y así han de haber un montón de tontos útiles, que hablan de temas que ni conocen y mucho menos entienden. Habría que mostrarles fotos de los efectivos del orden con la piel perforada y los estómagos arrancados a ver si se iluminan y dejan de idealizar, o mejor dicho, idiotizar. Y lo mismo para la Solier (la protagonista del bodrio "La teta asustada", huevada de película que en el Perú no hubiera durado una semana en cartelera, pero como a los europeos todo lo autóctono se les hace idílico, va y gana un Oso de Oro) y el huevas tristes de Pablo Saldarriaga, que con saxofón en mano va y jode junto a los universitarios en las protestas callejeras. Deberían invitar a Saldarriaga a un programa para que nos dé sus opiniones para solucionar la crisis y no simplemente ir a joder a los demás tan alegremente.

Están como Gastón Acurio, nuestro chef de bandera, que dijo que en el Perú "lo único concebible era ser de izquierda", o algo así. Irónico que diga eso el gordito, que sea izquierdista y sea progre cuando en su restaurante "Astrid y Gastón" el lomo saltado está 80 soles. Debería irle a regalar comida a los pobres entonces, si es tan izquierdista. Es que es lo que tienen los rojos, creen que su método de gobierno es el único que funciona cuando la realidad dice que ningún país del mundo -y en toda la historia- ha funcionado siguiendo la doctrina socialista. Ni Rusia, ni China, ni la Alemania Oriental, y mucho menos la paupérrima Cuba. Claro que a los liberales nos indigna la pobreza, la miseria y la falta de educación y comida, que seguramente a los rojos también les molesta. Pero la diferencia está en los métodos y la estrategia a utilizar. Los países más desarrollados del mundo son liberales y con economías de mercado, los más pobres -como el nuestro- lo son por aventureros como el imberbe e ídolo de muchos débiles mentales, Juan Velasco Alvarado. Al que por cierto, el puerco Chávez admira como a Dios.

Los leo.

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)