El Blog

Calendario

<<   Enero 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Guía básica para entender a las mujeres. Parte 3

Por PaulBB - 27 de Enero, 2010, 16:03, Categoría: Miscelánea

Uno de los errores más comunes y cometidos constantemente por los hombres ocurre en el momento menos preciso en que se deben cometer. Bueno, en el segundo momento (xD), que es cuando las mujeres nos están contando sus problemas. Si hemos puesto atención a la Parte 1 de esta guía, entonces normalmente no caeríamos en el error. Pero si hemos pasado de ella, esta metida de pata va a ser inevitable: Me refiero al hecho de minimizar los sentimientos de las mujeres.

Mejor nos ilustramos con un ejemplito:

  • ¡Hola, Carlita! ¿Y esa cara?
  • Mal, cancelaron mi cita con el dentista y ni me avisaron.
  • Pero reprográmala.
  • No puedo otro día, tenía que ser hoy.
  • ¿Por? ¿Qué vas a hacer mañana?
  • Tengo que devolver unos libros y luego voy a mi estilista.
  • Pero cambia lo del estilista y los libros los devuelves pasado...
  • Me demoré en conseguir la cita, y los libros los están esperando.
  • Entonces la otra semana...
  • Tengo cosas que hacer, ¿no me entiendes?
  • Sólo trataba de ayudar...
  • Sólo déjalo así.

En ese momento tanto tú como la chica están enojados y frustrados. Tú porque la estabas ayudando tratando de buscarle soluciones simples para que no se complique la vida, y ella porque lo único que hacías era hablar "sin escuchar" y no te identificabas con sus problemas. Y lógicamente, sus problemas a nuestros ojos no son tales, son sólo algún contratiempo sin mucha importancia... Y ahí está el error. Cuando las mujeres hablan de sus cosas no esperan que les digan qué es lo que tienen que hacer, lo único que necesitan es que las escuchen, que les den un hombro donde apoyarse cuando se sienten abrumadas.

Rehagamos el ejemplo anterior:

  • ¡Hola, Carlita! ¿Y esa cara?
  • Mal, cancelaron mi cita con el dentista y ni me avisaron.
  • ¡Vaya, qué mala suerte!
  • Y mañana tengo que devolver unos libros y luego voy a mi estilista.
  • Sí, pues, este tipo de cosas nos friegan lo planeado.
  • Voy a ver si me hago un tiempito para la otra semana. Total, unos días más, unos días menos...
  • ¡Claro!
  • ¿Y tú, cómo estás?

No es magia ni me estoy inventando nada, esto es lo que pasaría normalmente. Cuando tú demuestras preocupación y pesar por sus problemas, ella lo toma como un signo de identificación con ella misma. Toda su turbación eventualmente se le va a ir pasando y por sí sola va a encontrar las soluciones para reacomodar su vida. Esto, a los hombres, nos beneficia enormemente, porque quedamos como unos reyes y sin molestarnos en pensar. Son las ventajas de saber escuchar.

Yendo un poco más allá, este punto es el fundamental para entender a las mujeres y saber lo que en realidad quieren decir. Ellas son seres emotivos y suelen involucrar tanto sus sentimientos en cualquier asunto que al final todo lo terminan agrandando. Por ejemplo, supongamos que en el primer diálogo, cuando el hombre trata de solucionarle la vida, si ella suelta un "¿por qué no me escuchas?", un hombre cualquiera se sentiría inmediatamente ofendido. ¿Cómo que no la escucha? ¡Si justo por eso trata de solucionarle la vida! Pero no, ella no se refiere literalmente a eso, sino al hecho de que al tipo parece no importarle nada el problema, ese problema en particular. ¿Se entiende? Ella exagera, sobredimensiona el hecho y usa frases dramáticas que no van al caso. Y justamente por eso el hombre tiene que tener la habilidad de saber qué es lo que ella trata de decir. ¿Y qué es lo que trata de decir? Simple, que en ese momento, él la ha empezado a sacar de quicio por no entenderla.

Y así hay miles de casos: "Siento que no te importo", "Parece que te estoy aburriendo", "Tengo tanto qué hacer", "Siempre llegas tarde", "¿Por qué siempre te portas como un niño?", "¿Estoy gorda?", "¿Me veo mal?", etc. En todos los casos las mujeres no quieren respuestas a esas preguntas. Por ejemplo, si cuando ella dice "siento que no te importo", respondes "claro que me importas, no digas eso" lo único que vas a conseguir es frustrarla más todavía. En realidad ella sabe que le importas, pero lo que pasa es que no lo estás demostrando. Lo que tienes que responder en un caso así es algo como "perdóname, sé que a veces no soy tan afectuoso como quisiera" o algo así. En ese momento ganas un millón de puntos con ella, porque estás identificándote con sus sentimientos y no te pones a la defensiva.

Puede ser que en este momento estés pensando: "Espera, Paul. ¿Osea que voy a reconocer como cierto todo lo que ella diga?". Bueno, es una forma de verlo. Yo más bien diría que hay que interpretar lo que ella en realidad quiere decir. Nunca, NUNCA, tomes lo que ella te diga de una forma literal. Siempre piensa que como toda mujer tiende al dramatismo, sobre todo cuando expone sus pesares y resentimientos. Este consejo es valiosísimo, mis muchachotes. Puede ser un poco difícil de aplicar, pero cuando se llega a dominar, no tendrás pierde. Nunca.

Hasta otra.

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)