El Blog

Calendario

<<   Enero 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Confesiones

Por PaulBB - 28 de Enero, 2010, 21:54, Categoría: Personales

Hoy me siento feliz de haberte conocido.

Hace doce años más o menos nos encontramos. Según tus propias palabras, yo "te llegaba al oeuf, con mi pantalocito negro y mi camisita remangada, creyéndome lo máximo", y yo creía que eras un cúmulo de idiotez, además de tener mal gusto para vestir. Nos presentó Giovanni, y recuerdo que mi natural afán de ser simpático no cayó muy bien con tu natural introversión. Creo que hasta me tenías un poco de miedo.

Poco a poco fuimos agarrando confianza, ya nos reíamos juntos puesto que teníamos casi el mismo sentido del humor, ácido-acidísimo. Ni siquiera estudiábamos en el mismo colegio, ni vivíamos en el mismo barrio, pero cada vez encontrábamos más cosas que compartir. Poco a poco nos hacíamos más cercanos: nos hacíamos cómplices.

Pasó el tiempo y terminamos el colegio, pero nos seguimos frecuentando. Casi ya ni veía a Giovanni pero nosotros seguíamos creciendo, lado a lado. Había admiración mutua, teníamos lo que no tenía el otro: sensibilidad, valentía, emotividad, arrojo, sinceridad, timidez. Pláticas interminables sobre temas variados: la vida, el amor, deportes, filosofía, tecnología, ciencia, política, religión, el futuro; lo que sea.

Aunque nunca te lo he dicho seriamente, siempre he admirado tu inteligencia y tu forma de ser. Somos tan diferentes y a la vez tan parecidos. Eres todo lo que yo no soy y lo que quiero llegar a ser. Me gustaría ser como tú, pero no te lo digo porque ya me conoces: soy muy orgulloso.

Espero poder demostrarte el afecto que tú me demuestras siempre. Entre broma y broma, sabes que te aprecio mucho. Siento mucho orgullo de que me consideres tu amigo.

A ti. A una de las personas a las que más admiro. Al que algún día mis hijos llamarán "tío", como siempre me lo apuntas. Al que quiere ser mi padrino cuando me case, como siempre me dices. Al que cuando estemos viejos se va a sentar conmigo viendo jugar a nuestros nietos, recordando nuestras mataperradas de jovenzuelos, como siempre alucinamos. A mi hermano.

A ti, Julio César.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)