El Blog

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

11 de Febrero, 2010

Cambiando amistad por amor

Por PaulBB - 11 de Febrero, 2010, 19:30, Categoría: Opinión

Es una situación que depende de las personas, puede darse mucho o puede darse nunca. En todo caso, ¿es lo ideal? ¿Está bien enamorarse de un amigo(a)?

Igual no es posible saber si está "bien" o no, pero de que pasa, pasa. Pero ojo, no estoy hablando de una persona que saludas de vez en cuando, que conversan cada cierto tiempo y tienen una relación no tan cercana. Me refiero a un amigo en serio, alguien con quien compartes muchas cosas, secretos, sentimientos intensos como la euforia o la depresión, con quien te ríes todo el tiempo y hablas todos -o casi todos- los días.

Generalmente a uno le gustan sus amigos, ya sea por el aspecto físico o por la forma de ser, y sobre esa base se va construyendo la amistad. Ahora, en ese proceso, cuando tienes un amigo "especial", con el que tienes más afinidad que con los otros, es cuando se corre el riesgo de salirse del camino. Y lo grave de la situación es que no te das cuenta de que te estás saliendo del camino, porque crees que la amistad se está fortaleciendo, cuando en realidad se está transtornando.

En mi opinión, sólo hay dos casos cuando no te enamoras de tus amigos(as): Cuando los conoces tan bien y desde hace tanto que ya son como si fueran tus hermanos; o porque hay alguien que te gusta más -y de otro modo- que tu amigo(a) especial.

Pero ¿qué hacer cuando ya estás hecho y te enamoraste de tu amigo(a)? Puede ser muy problemático, porque suele suceder que sólo tú sientes lo que sientes, pero tu amigo(a) no tiene esa duda, pues sabe que son amigos y nada más. Entonces sientes el miedo de confesar y soltar lo que tienes dentro, y de perder la amistad de esa persona. Porque hay que aceptarlo, muchas veces nos quedamos callados porque no queremos perder lo que tenemos, que puede ser muy lindo. Y es común que si te animas a soltarlo, tu relación con esa persona va a ser diferente. Como si algo se hubiera roto. Y lo malo es que no hay pegamento que valga para componerlo.

Y es que es la realidad, todo se arruina. Y en mi opinión, sólo hay dos razones para que la relación se mantenga tras una confesión de parte: O tu amigo(a) te aprecia tanto, que está dispuesto(a) a pasar por alto el asunto sin darle mayo importancia; eso sí, tras una conversación aclaratoria; o es porque a tu amigo(a) también le gustas y se animaría a intentar algo más contigo, pero no se atreve por el temor a perder la amistad. Porque hay que aceptar que las relaciones amorosas no duran para siempre, y generalmente uno no siempre acaba con sus parejas en buenos términos. Entonces, arriesgar una amistad se convierte en un asunto serio.

Pero, ¿estaríamos dispuestos a canjear un segundo de júbilo por cien de pesar?

La respuesta está en cada uno.

Hasta otra.

Permalink :: 3 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)