El Blog

Calendario

<<   Agosto 2010  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Seis reflexiones fugaces

Por PaulBB - 9 de Agosto, 2010, 23:24, Categoría: Personales

Me he dado cuenta de que me gustan las cachangas, esas masas de harina fritas (similar a la de los picarones) y a las cuales se les puede agregar miel. Me he perdido varios años de comerlas porque nunca las probé cuando era niño. Menuda jodienda.

Me está rayando el hecho de que nos acusemos a los limeños como unos alienados, esto debido a que cada vez que viajamos a otro país inmediatamente adoptamos el acento local, y se nos pone como ejemplo a los españoles o argentinos que vienen a nuestro país y nunca pierden el acento. No estoy de acuerdo, en absoluto. Primero porque si alguna característica tiene el acento limeño es que es inexistente; no tenemos acento, ni un pequeño atisbo. Es por eso que cuando vamos a algún lugar donde hay un acento marcado, inmediatamente se nos pega. Y esto lo digo yo, que pasé dos semanas en Piura (no en Buenos Aires, Barcelona, Bogotá o Guadalajara) y regresé transformado. Y luego tampoco creo que seamos alienados, sino que es una consecuencia producto de nuestro afán de integrarnos a un medio extraño. Pero la razón principal, para mí, es nuestro acento nulo. Aunque eso no quita que haya imberbes, de todos modos.

Pesadito es aprender el francés. Gramática poco amable para los advenedizos y fonética tramposa. Pero cuando se aprende y se consigue hablarlo medianamente bien, impresiona como el carajo.

Pocas veces -sino ninguna- me he sorprendido cantando tan intensamente una canción, gesticulando tanto, y emocionándome al límite, que con la cabaletta del aria de Manrico: "Di quella pira" (De aquella hoguera), de la ópera Il trovatore (El trovador), de Giuseppe Verdi. Le he estado metiendo caña como loco a una grabación de Franco Corelli. Qué virilidad, qué hombría, ¡qué huevos los de Corelli! ¡Qué pedazo de tenor! Yo me trepo por las paredes cuando lo escucho. Les pongo el youtube, son tan solo poco más de dos minutos. Si no se emocionan con este extracto, si no se les pone la piel de gallina debido a la intensidad, a la fuerza, a la gallardía, al arrojo, a todo el punche que le mete la orquesta y el coro, es porque ustedes, amigos míos, no son de este mundo y tienen un pedazo de madera en vez de corazón. Esta es "la" cabaletta.

Las mujeres siempre dicen que sí. Algunas demoran un poco más, pero todas terminan diciendo que sí.

Relativo al punto anterior, sólo hay que aplicar la estrategia adecuada. A las bonitas, dándoles menos atención que la que merecen. A las no tan bonitas, dándoles mucha más atención de la que realmente merecen. A las de familia numerosa, destacando sus logros sobre los de sus hermanos o amigos. A las hijas únicas, estando todo el tiempo con ellas y escucharlas hablar. A las que se ríen todo el tiempo, enseñándoles a apreciar el romance. A las calladas, haciéndolas reir todo el tiempo. Y la lista sigue.

Pronto más reflexiones.

Hasta otra.

Permalink :: 1 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)