El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Algunas de Charlie

Por PaulBB - 1 de Septiembre, 2010, 16:03, Categoría: Humor

No es un secreto que soy un admirador de Charlie Harper, interpretado por el simpático Charlie Sheen, el hombre lujurioso, apostador y bebedor irresoluto (el orden de los adjetivos es aún un misterio) de la serie Two and a half men. Ha de ser porque los libretistas han dotado al personaje de un tipo de humor que es muy poco común en la vida, y ni que se diga en la tele, y que es, coincidentemente, el mismo tipo de humor que la madre naturaleza me procuró. Un sentido del humor ácido, cáustico, irreverente, a veces hiriente, pero sobre todo, peculiar.

Por eso he decidido traer unas cuantas de las expresiones que el buen Charlie suelta en la serie. Y esto es sólo un botón, ni siquiera todo el primer disco de la primera temporada. Con algunas me reí demasiado, y con el resto, mucho más.

La trama es sencillita. Charlie es un soltero mujeriego que vive relajado en su casa de playa, hasta que un día recibe en su casa a su hermano menor Alan, un quiropráctico poco exitoso que acaba de ser echado por su mujer, y al hijo de éste, Jake, un niño de diez años. La comedia se adereza con la madre de ambos, Evelyn, más ácida que un limón; Bertha, el ama de llaves más descarada de la historia; y Rose, una ex de Charlie que vive enamorada de él.

Rían.

En la habitación. Charlie a una mujer que le muestra un seductor y sexy conjunto de encaje negro, mientras lo mira traviesamente.
"¿Es para ti, no?"

Charlie le habla a su hermano Alan.
- Pensé que si tú y Jake quieren volver a la casa por un tiempo, estaría bien.
- Espera, ¿me estás pidiendo que vuelva a vivir contigo?
- En realidad, no. Quiero que vuelva el niño pero supuse que vienes en el paquete.

Alan recuerda que tiene que hacer algo mientras sostiene un cesto con ropa.
- Voy al supermercado. Necesito que alguien doble esta ropa.
- No sé si allá encuentres a alguien que quiera hacer eso, pero buena suerte.

Alan pidiéndole a Charlie que cuide a Jake en su ausencia.
- Charlie, necesito que seas mis ojos y oídos.
- De acuerdo, pero tú tendrás que ser mi hígado y mi próstata.

Charlie hablándole a Alan sobre la reciente separación de éste.
- Alan, lo siento mucho.
- Gracias, Charlie.
- Lamentablemente, lo que siento son náuseas.

Alan le comenta a Charlie sobre las gaviotas que han invadido uno de los cuartos de la casa.
- Tranquilo, Charlie. Seguro se irán cuando tengan hambre.
- Lo mismo pensé de ti.

Charlie le habla a su madre, que está enojada.
- ¿Cómo has estado, mamá?
- No pienso hablar contigo.
- Está bien.
- ¿No quieres saber por qué?
- No, confío en tu criterio.

Alan le habla a Charlie sobre su separación.
- Me gustaría pedirle un consejo a papá.
- ¿Consejo? ¡Pero si él se suicidó!
- ¡Qué dices! Murió de una intoxicación.
- Yo sostengo que se dio cuenta de que el pescado estaba podrido pero siguió comiéndolo.

Charlie le habla al taxista.
- Cambio de planes. Vamos a ver a mi madre. A Beverly Hills.
- ¿Tiene la dirección?
- Sólo siga derecho por Sunset hasta llegar a las puertas del infierno.

Alan a Charlie.
- ¡Charlie, me pateaste mientras dormías!
- ¿Quién dijo que dormía?

Charlie le da consejos a Rose, una de sus ex.
"No vayas tanto para adelante. Pedirle a alguien un examen de sangre, está bien. Tratar de sacársela tú misma, es demasiado".

Jake se queja sobre su ropa con Charlie.
- ¡Me veo estúpido!
- Tienes diez años, a nadie le importa.

Charlie, vistiendo un esmoquin tras una noche de alcohol, llega hecho un desastre a su casa y habla sobre su aspecto.
"El tipo de la tienda dijo que me veía muy bien. Claro, eso fue ayer, y puede ser por eso que encontré su número de teléfono en mi bolsillo".

Alan se defiende ante las críticas de Charlie al ver a Jake jugando un partido de fútbol, y perderlo por goleada.
- De hecho, tratamos de no enseñarle a los niños a llevar la cuenta del marcador, y que jueguen por diversión.
- Debieron pensar en eso antes de enseñarles a contar.

Alan a Charlie.
- Iba a tirar esta tostada que sobró, pero si la quieres, es tuya.
- ¿Cuándo me convertí en el perro de la familia?

Una ex le hace reclamos a Charlie.
- ¡No me digas que me tranquilice! ¡Me mentiste!
- No te mentí y, además, pudiste haberme dicho esto por teléfono.
- ¡Nunca contestas el teléfono!
- Por supuesto, ¿a quién le gusta este tipo de conversación?

Más reclamos.
- ¡Me dijiste que era especial para ti!
- Y lo eras.
- ¡Claro, yo y las otras tres mujeres!
- Dije especial, no única.

Alan a Charlie.
- Charlie, tenemos un problema. Nuestra madre ha desaparecido.
- No trates de animarme, Alan.

Una más.
- Charlie, nuestra madre está muy deprimida, no podemos dejarla sola aquí.
- Tienes razón. ¿Dónde quieres dejarla?

Alan increpa a Charlie.
- ¿Podemos hablar sobre el dibujo que hizo mi hijo para la escuela?
- ¿Cuál es el problema? Vio un trasero lindo y lo dibujo. Preocúpate si hubiera sido el trasero del electricista.

Alan le explica a Jake sobre las mujeres de las revistas. Charlie interviene.
- Jake, las mujeres "normales" no son las que aparecen en las revistas.
- Así es. La única forma en que las mujeres normales venderían revistas, sería de puerta en puerta.

Charlie "consuela" a Alan tras su separación.
"Alan, si tu esposa es realmente homosexual, no hay nada que puedas hacer. Salvo tratar de entender como es que una lesbiana se casó contigo".

Charlie trata de conquistar a una profesora de escuela.
- He oído que los maestros están muy mal pagados.
- Es cierto.
- Me gustaría hacer mi parte. La invito a cenar.

Charlie le habla al coro de la escuela de Jake.
"Bien, niños, el ensayo terminó. No habrá obra. ¿Conocen el dicho "El show debe continuar"? Bien, pues no se referían a este show".

Charlie a Jake.
"Jake, está bien sentirse triste... eso me han dicho".

Jake a Charlie.
- Estoy aburrido. ¿Qué voy a hacer todo el día?
- El día está lindo. ¿Por qué no lavas mi auto?

Alan a Charlie.
- Esa chica te conviene, Charlie. Es bonita, divertida e inteligente.
- Sé sincero, Alan. ¿Te casaste con la primera mujer que te dio un beso con lengua, no?

Charlie a su madre, que llegó de visita.
- Mamá, ¿qué te trae por acá?
- ¿Necesito un motivo?
- Me gustaría uno.

Charlie a Jake.
"Jake, no es que no importe lo que tú quieras, sino que eres un niño, y lo que quieras nunca importa".

Charlie en el supermercado, compra vodka, whisky y un vino tinto.
"Una rusa rubia, una morena escocesa y una pelirroja del valle de Napa: ¡Las ángeles de Charlie!".

Un encanto.

Hasta otra.

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)