El Blog

Calendario

<<   Marzo 2011  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Elecciones 2011. De miedo.

Por PaulBB - 29 de Marzo, 2011, 0:10, Categoría: Opinión

En este país donde cada día aparece una encuesta, y otro día también, se van marcando tendencias y los candidatos presidenciales mudan de posición a la velocidad de la luz. De mayor a menor intención de voto, por el momento, estos son los cinco:

Ollanta Humala. Su 22% a nivel nacional le ha valido para saltar a la palestra de un modo espectacular. Alguien dijo por ahí que un outsider no aparece dos veces, pero este tío se viene con todo. Poseedor de un lenguaje sencillo y aspecto enérgico, representa la imagen del hombre duro que podría combatir la creciente delincuencia que asola al país. Pero ojito, este hombre, que dejó el polo rojo por la camisa blanca, sigue siendo el mismo dinosaurio rojo por dentro. Admirador de Chávez y (alucinante en serio) del criminal Gadafi, ahora se ha inclinado ante los asesores de Lula, quienes le han metido mucho levante a su alicaída campaña. El dólar sube y la Bolsa se remece, puesto que el comandante (r) viene mintiendo respecto de discurso moderado, cuando está a favor de la ''nacionalización'' de los recursos, y claro, esto hace retroceder la inversión. Encima, su lista congresal hiede a comunismo por todos lados, con impresentables como Javier Diez Canseco o Manuel Dammert, admiradores acérrimos de los forajidos hermanos Castro. El votante de Humala se caracteriza por su ignorancia respecto de cualquier aspecto relacionado a la economía nacional y proviene de los sectores más pobres del país, que justamente son los más proclives a la venta de ideas mamarrachentas.

Alejandro Toledo. Con 21%, y en bajada, viene demostrando una de las caídas libres más espectaculares de los últimos tiempos, parecida a la de Lourdes Flores en el 2006. Toledo llegó al 34% hace un mes y se ha venido hundiendo producto de su falta de tino para manejar su ventaja. Empezó negándose a realizarse la prueba antidrogas, cosa muy sospechosa y que hizo casi un mes después por la presión de sus adversarios y los medios. Luego comenzó a atacar directamente a sus oponentes, cosa que a los peruanos no nos gusta, pues somos bastante paternalistas. El candidato-ex presidente Toledo es el mismo de la elección antepasada; charlatán, mal orador y mentiroso. Ha venido con el cuento de que en su gobierno los precios se congelaron y que no había inflación. Falso, todo subió, el pan, el pollo y el aceite, por ejemplo. Y va a seguir subiendo, porque los precios internacionales estan creciendo y la producción de trigo vienen bajando de un modo acojonante. Como sea, Toledo no es un hombre peligroso para el país, como sí lo es Humala, y en caso de que regrese a la presidencia, no nos iremos al diablo. El votante de Toledo es dos tipos: los medianamente informados, influenciados demasiado por la radio o la televisión; y los clientelistas pragmáticos de los sectores D y E, que se creen los cuentos del cocainómano.

Keiko Fujimori. Su 20% de intención de voto ha permanecido casi inamovible desde hace muchísimo tiempo. La hija del ex presidente Alberto Fujimori no sube ni retrocede por una sola razón: la gente que vota por ella, lo hace porque cree que está votando por su padre. Keiko no demuestra absolutamente nada, y aprovecha el recuerdo de su papá, destacando la llegada que tuvo éste a los rincones más alejados del país, y se apoya en el combate frontal que tuvo ante el terrorismo, el cual asoma peligrosamente otra vez. Sin embargo, la sombra gigantesca de la corrupción que infestó al país durante el gobierno del japonés, se vuelve su talón de Aquiles. Keiko Fujimori se presenta ante los peruanos como una mujer segura de sí misma y preparada para asumir el gobierno, pero sólo cuenta con un trabajo conocido, el haber sido Primera Dama. Nada para tirar cohetes. El votante de Keiko es el clientelista puro y eterno romántico de Alberto Fujimori, que vive contento mientras vea una vereda en su barrio y un policia en su esquina.

Luis Castañeda. Alucino cuando veo que el hombre que era el candidato fijo para ser el próximo presidente, con más de 80% de aprobación en su gestión como alcalde y casi 40% de intención de voto presidencial hace unos meses, se ha desinflado hasta caer al 15% actual y sin visos de recuperación. Su poca respuesta ante los ataques, y su falta de vehemencia, le han terminado por pasar la factura ante candidatos de peso como Humala o Toledo. Un buen gestor y administrador, mas un político enano. Cosa curiosa: es el único candidato que le ganaría a todos sus rivales en la segunda vuelta. Las posibilidades de que el ex-alcalde remonte en las preferencias son minúsculas; tendría que cambiar su carácter y ser mucho más elocuente, cosa difícil, y ponerse la ropa de combate y salir a pelear con todo, cosa que también dudo. El votante de Castañeda es el ''ciudadano'' con todas sus letras, informado e inteligente, que entiende sobre políticas de Estado y política económica, y antepone el beneficio nacional al de sus propias conveniencias.

Pedro Pablo Kuczynski. Hace un mes tenía 5%. Hoy va para los 15% y sigue subiendo. Trepó a costa de Toledo, que lo atacaba constantemente, desmereciendo su trabajo como su ministro de Economía y Premier, cosa que fue absolutamente estúpida, puesto que todos saben que el gobierno de Toledo fue lo que fue gracias a PPK y sus otros ministros. Victimizaron a PPK y fue como ver a un león comiéndose a su cría: todos se van a compadecer del pobrecito cachorro. Y también Pedro Pablo creció gracias a Castañeda, pues toma los aspectos buenos de éste y corrige sus malos, al ser más locuaz y ''criollo''. El ex-premier aparece tocando su flauta, el piano y bailando como Pinocho, cosa que lo acerca a la gente, al verlo como un hombre sencillo y de fácil llegada. No hay que negar que la famosa ''tocada de bocina'' que le hicieron, lo ayudo inmensamente a salir del grupo de los postulantes invisibles, que son los otros cinco que no los conoce salvo su familia. El votante de PPK es de dos tipos: uno igual al del ex-alcalde y otro más desembarazado; es decir, una persona que vota por él porque lo ve buena onda y simpático, sin importarle mucho su plan de gobierno. Cosa que felizmente no resulta atroz, porque el tipo tiene un plan sólido.

Creo que las cosas se ponen color de hormiga, y que estas semanas que faltan serán impredecibles en lo que respecta a la búsqueda del nuevo presidente. Yo iba a votar por Castañeda, pero el pobre se está yendo por la alcantarilla y he decidido votar por PPK, salvo que el ex-alcalde logre remontar. Lo que sí sé bien es que hay que evitar a toda costa que Humala gane las elecciones. Todo hace pensar que pasará a la segunda vuelta. Recuerden: Cuando llegue el momento, habrá que empezar con las contracampañas.

Viva Mou!

Permalink :: 14 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)