El Blog

Calendario

<<   Julio 2011  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Una opinión políticamente incorrecta

Por PaulBB - 31 de Julio, 2011, 23:08, Categoría: Opinión

Puesto que la presencia del Síndrome de Down (SDD en adelante) es detectable a partir del segundo mes de gestación, no veo razón alguna para continuar con el embarazo. La interrupción del mismo debería estar facultada por ley en estos casos.

No digo que haya que exterminar a todas las personas que sufran esta enfermedad, pero sí estoy convencido de que hay que evitar su nacimiento. Suena feo, y definitivamente se escapa de lo políticamente correcto, pero es una opinión. Expongo razones para que no se quede solamente en una declaración inconsistente:

- Una persona con SDD es absolutamente improductiva para la sociedad en términos prácticos. No se trata de una ceguera, en cuyo caso podría resultar un Stevie Wonder, una sordera que podría devenir en un Beethoven, una esclerosis como la de Stephen Hawking... Lo que quiero decir es que no hay forma de que una persona con SDD logre hacer algo que cualquier persona "sana" (nótese el uso de las comillas) no pudiera hacer. Y hablo aquí de tanto el campo laboral como el intelectual.

- La presencia de un enfermo en la familia termina por afectar el ámbito social/personal de los integrantes de la misma. Al ser el enfermo una persona que necesita cuidados especiales (en mayor o menor medida, según la gravedad del caso) ya sea al desenvolverse en la casa o el mundo exterior, esto puede limitar el desarrollo personal o de las actividades naturales de los miembros del grupo hogar.

- El padecimiento del SDD es un limitante social/cultural/laboral del enfermo. Generalmente estas personas tienen muchas dificultades para desarrollarse socialmente, ya sea por incapacidades propias o ajenas generadas intrínsecamente por el medio en el cual se desenvuelve. Su capacidad de aprendizaje está subyugada por su condición, lo cual evidentemente se traducirá en una pobre aptitud de competencias para ser autosuficiente en un plano laboral.

- La normatividad mundial propugna la igualdad de oportunidades, y en algunos países incluso hay cuotas especiales, vacantes ya sea en centros de estudio o trabajo que están reservados para personas con esta enfermedad. La situación de los enfermos de SDD en la sociedad es tan particular que se debe aplicar un cierto tipo de preferencia que incluso, siendo estrictos, podría rayar con la discriminación. ¿Por qué no vacantes para hemipléjicos, mudos o padecedores de ictiosis?

- He oído decir a padres y familiares de estas personas que se sienten "bendecidos", que han aprendido mucho sobre "el amor", y otras expresiones semejantes, y que incluso si pudieran elegir volverían a pedir un niño con SDD. Es posible, no lo niego, igual como las mujeres que sufren maltrato de parte de sus parejas se justifican diciendo "pero es que él me quiere" o "me golpeó porque yo lo merecía". La falacia de esa afirmación se comprueba simplemente: Si es tan ventajoso el tener a una persona de esa condición en casa, busquen a una pareja que tenga a un bebé sano y ofrezcan cambiárselo por uno con SDD. Bueno, igual nadie querría cambiar a su bebé una vez que ya nació... En todo caso pregúntenle a una gestante si estaría de acuerdo en que su hijo naciera con el síndrome. Period.

No es que pretenda que las personas que padecen el SDD sean fusiladas o exterminadas. Tampoco los odio o siento alguna especie de repulsa por ellos, al contrario, siento compasión. Pero al ser el SDD una condición que es previsible antes del nacimiento, bien podría pensarse en un aborto, sobre todo pensando en lo que le espera a esa persona, y a los encargados de cuidarla. Siendo honestos, si estuviera diciendo una atrocidad no habría tantos esfuerzos en el campo médico para diagnosticar y curar enfermedades genéticas para evitar que nazcan bebés con complicaciones.

Por ahí los que lean esta entrada pensarán o desearan que ojalá mis hijos nazcan con esta enfermedad para que me muerda la lengua, queme mis dedos y tome una cucharada de mi propia medicina, aunque la disfrazarán con el sumamente hipócrita "espero que tus hijos no nazcan así..." aunque por dentro piensen lo exactamente opuesto. De más está decir que soy partidario del aborto.

¿Expresiones fuertes? Puede ser.

Otra cosa es que nadie lo dice, y yo sí.

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)