El Blog

Calendario

<<   Junio 2012  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Hora final

Por PaulBB - 29 de Junio, 2012, 8:52, Categoría: Deportes

Ya están los dos finalistas de la Eurocopa: España tratará de revalidar el título frente a la escuadra italiana, este domingo, primer día de julio. Veamos cómo llegaron.

La semifinal entre españoles y portugueses estuvo marcada por despropósitos y genialidades. Portugal, que había hecho un muy buen fútbol desde los últimos minutos del partido frente a Alemania hasta los cuartos frente a los checos, lució desdibujada en semis. Ronaldo casi no apareció, Nani no pintó y Coentrao no tuvo la facilidad al momento de trepar. Las tres estrellas del equipo, más uno que se le sumó durante el torneo, Joao Moutinho, que hizo una Euro fabulosa, no lograron romper el cerrojo futbolístico de España.

Una España, siendo honestos, que no logró convencer a la mayoría casi en ningún partido. Acostumbrados al toque preciso y mareante que se sumaba a una potente definición, los españoles llegaron a este torneo sin su principal baza en el ataque: David Villa. Esto, sumado a la baja forma de los jugadores del Barcelona, donde Xavi, quizás el elemento más importante del equipo, apareció casi fusilado en cada encuentro en que se presentaba. Hecho sumado además a una presencia menos gravitante de Iniesta en esta copa. Pero lo peor de todo, y que ha influído directa y proporcionalmente en el rendimiento y estilo de juego de España ha sido la falta de un nueve cabal. Fabregas intentó cubrir la posición, con poco éxito, y los delanteros fueron convocados casi en vano. Torres ha demostrado ser un jugador irrelevante; Negredo, titular frente a Portugal, fue un zombi las veces que jugó; y Llorente, quizás uno de los indiscutibles a priori, no ha sido tomado en cuenta en ningún encuentro. El juego de posesión española, tan efectivo y aniquilante, se vio muy mermado al carecer de definición, y hubo partidos en los cuales sólo eran siete jugadores pasándose el balón sin ninguna profundidad.

Dicho lo cual, si bien resultó poco efectivo en ataque, fue casi fundamental en defensa. España asegura la tenencia de la pelota y en consecuencia evita que la tenga el rival, lo que se traduce en una defensa potentísima. Defensa que se ha visto incrementada con un sólido Busquets, y una línea de cuatro al fondo que ha demostrado ser la mejor del torneo: Ramos y Piqué están enormes como centrales; Jordi Alba, merced a su velocidad, es impasable en defensa e intratable en ataque; y Arbeloa, el más flojo de los del fondo, resulta ser muy efectivo a la hora de marcar y quitar pelotas, y su aporte en el ataque consiste en subir para hacer descargas y atraer marcas. Y, claro, está el aporte invaluable de tener al mejor arquero del mundo, y merecedor indudable del Balón de Oro, el capitán Iker Casillas.

El partido en sí fue flojo. Negredo deambuló en el campo y España jugó con diez, bastándose en empujar a Ronaldo hasta el mediocampo donde resultó intrascendente. En la prórroga mejoró mucho el juego de los de Del Bosque, mas no bastó para definir el partido en los 120. Fueron a penales, donde Ramos se quitó la espina de la semifinal de Champions marcando un penal fabuloso, e Iker demostró por qué es "San Iker". Ronaldo se quedó sin patear, pues iba de quinto definidor. Mejor que no haya pateado.

En la otra serie llegaron al choque italianos y alemanes. Confieso que Alemania me provocó siempre un ligero estremecimiento, pues me parece incluso más fuerte que cualquier otra selección del mundo. Si bien su defensa nunca fue su punto fuerte, Hummels demostró ser un central de talla estelar, y Lahm se erigió en el mejor lateral derecho del mundo. En el medio, fantásticos jugadores: Khedira inmenso, no jugando como en el Real Madrid, donde está más amarrado y preocupado en la contención, sino suelto y llevando mucho peligro gracias a su buen pie; Ozil derrochando clase, Schweinsteiger, Kroos, Muller y hasta la revelación Reus (tremendo jugador) formaban un mediocampo letal, sumado a un par de delanteros como Gomez y Klose, que te la mandan a guardar en cualquier momento. El juego teutón es mortífero. Trepadas constantes por los laterales que terminan en centros, o bien juego vertical y vertiginoso en el centro del campo.

Italia propone un estilo de ataque, que cuando resulta, es difícil de detener. Los laterales casi no despegan, salvo Chiellini que suele desdoblarse en tanto el partido lo permita. Prandelli hizo debutar a De Rossi como líbero en una formación que perdía muchísimo la posesión y el dominio en la mitad de la cancha; comprobado está que cuando regresó a su puesto original, Daniele e Italia mostraron lo mejor de sí. El mediocampo es solvente, con Pirlo en excelente forma, y muy bien acompañado por Montolivo y el mismo Cassano cuando se tira unos metros atrás para iniciar el despegue con velocidad y habilidad. La delantera está garantizada con un Balotelli que trabaja muchísimo en la recuperación, mientras que en el banco están bestias como Di Natale o Quagliarella. También son suplentes de lujo Nocerino y Diamanti, que cuando entran lo hacen en gran forma.

En el partido de semis, Italia demostró que es la misma de hace cuarenta años: empieza mal y va mostrando jerarquía hasta colarse en las finales de cualquier torneo. Ya lo pasó mal en el mundial de Alemania y terminó de campeona del mundo. Esta vez Italia sorprendió a los de Low: contra todo pronóstico, no se metió en su campo sino que salió a proponer. Prandelli dejó sus miedos atrás sabiendo que tenía más que ganar que perder frente a los favoritos, y se encontró con una selección germana que hizo cambios poco felices. La inclusión de Kroos fue determinante para un desbalance en el equipo, además de la poca productividad de Gomez. Por el lado italiano, Cassano se lució ante un Boateng que anduvo perdido y un Hummels que jugó su peor partido del certamen y que no se complementó nunca con Badstuber; los centrales alemanes perdieron muy mal a Balotelli en ambos goles. Aún así, fue Alemania quien dispuso de más ocasiones e hizo a Buffon figura, demostrando éste por qué es uno de los mejores en su posición. Italia dejó fuera de la Euro a uno de los dos favoritos.

¿Qué no espera en esta final? No creo que Prandelli vuelva a experimentar con un De Rossi líbero, como tampoco que Del Bosque vuelva a animarse con Negredo. Ambas selecciones llegan al límite de las fuerzas físicas, siendo un poco mejor España debido al enorme trabajo que han hecho los jugadores madridistas con su club (notándose esto en la forma física de los portugueses y alemanes del Real Madrid también). Las cartas están sobre la mesa. España propondrá lo de siempre: defensa con la pelota y posesión constante mediante el pase en uno o dos toques hasta encontrar el hueco mediante pasadores fenomenales como Iniesta o David Silva. Italia ensayando con Cassano y su desborde por la banda izquierda, además del panorama de juego de Pirlo, que es el Xabi Alonso italiano, ambos jugadores con gran visión de juego y poseedores del pase largo preciso.

Veo con más posibilidades a España. Si bien el ataque italiano es potente y rápido, la defensa hispana es la más sólida del torneo. El equilibrio se rompe con la forma de juego de los españoles, que le sacan la pelota al rival y lo marean hasta encontrar el pase que rompe filas. Va a ser un partido espectacular, con dos formas distintas de ver al fútbol. Cuatro copas del mundo contra una selección que es la reina de este deporte en los últimos años. Sea quien sea el vencedor, somos los aficionados quienes ganamos.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)