El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2012  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Sitio hermano

Alojado en
ZoomBlog

Curiosidades en qué pensar (I)

Por PaulBB - 6 de Diciembre, 2012, 22:13, Categoría: Miscelánea

- La peste bubónica mató a tres de cada cuatro personas de Europa hace siete siglos. Las pulgas infectaban a las personas, que morían tras pocos días, y se desplazaban a través del mundo utilizando a las ratas como medio de transporte. En esa época era tan común la muerte de la gente, y tan abundante, que en los asedios las catapultas no utilizaban rocas, sino cadáveres.

- Durante el sitio de Leningrado, cuando las fuerzas nazis bloquearon dicha ciudad rusa a inicios de la década del 40, fue tan severo el corte a la entrada de alimentos a la ciudad, así como tan largo -más de un año- que hubo gente que tuvo que practicar el canibalismo para sobrevivir. Se colocaban trampas para cazarse entre seres humanos y poder tener algo qué comer. Se sabe incluso de madres que se comieron a sus bebés.

- Cuando comenzó el alumbrado público a gas, en los inicios de la masificación de este elemento como medio energético, la gente salía a las calles y esperaba que se prendan los faroles para quedarse viendo ese espectáculo maravilloso. El paso de la iluminación mediante antorchas al gas fue todo un acontecimiento.

- "Donde pisa mi caballo jamás vuelve a crecer la hierba", decía el brutal emperador mongol Genghis Khan, al referirse a su fama de sanguinario y cruel. El expansionismo mongol del siglo XII bajo su imperio fue tan vasto como siniestro; cuando tomaba una ciudad era su costumbre asesinar a hombres y niños, y violar a las mujeres. Se dice que poseyó a tantas féminas, que una de cada doscientas personas sobre la Tierra es descendiente de Genghis Khan.

- La creencia de que la sangre y la grasa de los niños tienen efectos medicinales ha sido una creencia que tiene sus orígenes en lo más remoto de nuestra historia y que ha sabido pemanecer en el tiempo. Hasta hace sólo un siglo, Enriqueta Marti Ripollés, "La Vampira de Barcelona", secuestraba y asesinaba niños para utilizar su sangre y grasa, y venderla a la aristrocracia de la ciudad condal, como remedio contra diversas enfermedades.

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)